domingo, 10 de julio de 2011

Soberano Santuario de Argentina de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim

Por Máximo E. Calderón

El Soberano Santuario de Argentina de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim, fue creado el 4 de julio de 2011, bajo las directivas del Gran Maestre Mundial Joseph Castelli, grado 99º del Rito de Memphis-Misraim y Presidente del Supremo Consejo de los Ritos Confederados.
El Muy Sublime Hermano Joseph Castelli es el legítimo heredero de la tradición iniciática de Robert Ambelain y Gérard Kloppel, luego de la muerte de este último el 5 de octubre de 2008.

Las herencias iniciáticas
El 1 de enero de 1985 a las 00:00 en punto, el Gran Maestre Mundial Robert Ambelain 99º, transfirió su cargo de Gran Maestro “Ad Vitam” a Gérard Kloppel, que a partir de ese momento devino en nuevo Gran Maestre mundial Grado 99º.
Hasta Ambelain no había confusiones en cuanto a las herencias iniciáticas de los Ritos egipcios, pero durante la Gran Maestría de Kloppel, surgieron discrepancias entre las Organizaciones que dependían de su Gran Hierofanía.
.
Las ramas femeninas de Memphis & Misraim, abandonaron la jurisdicción de Kloppel en 1991, amparadas en un Gran Carta Patente que les había concedido Ambelain, lo que hizo que se mantuvieran dentro de la tradición iniciática legítima.
.
El 24 de enero de 1998, a solo ocho meses de la muerte del Past Grand Master mundial Robert Ambelain, los principales allegados a Gérard Kloppel (quienes habían sido sus “favoritos”), luego de fallar en su intento de arrebatarle el Poder a su Gran Maestre, crean una escisión que pasaría a llamarse “Gran Logia Simbólica de Francia”.
Al mismo tiempo crearon su propio Soberano Santuario que pasaría a llamarse “Coordinación Internacional”, con Georges Claude Vielledent como Gran Maestro mundial.
Sin embargo la Orden del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraim, sufre una fractura irreversible al cambiar el nombre del Presidente del Consejo de Administración, ya que la Ley del 1 de julio de 1901 no contemplaba la posibilidad de que Kloppel fuera reemplazado por Vielledent.
El Juzgado de Primera Instancia de Crétiel, decide la intervención de la Organización, y finalmente su disolución definitiva.
.
Semejante situación de irregularidad e ilegalidad, se prolongó hasta marzo de ese mismo año, momento en que la Orden Internacional del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraim, convocó a una Asamblea extraordinaria del Soberano Santuario Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Lyon los días 13 y 14 de marzo de 1998.
En esa oportunidad se nombra a Cheyckna Sylla como Gran Maestre mundial sustituto, quien el 5 de mayo asumirá su cargo en forma plena.
Sin embargo Sylla fue destituido dos años después en Bruselas, por manifiestas irregularidades en su gestión. El Soberano Santuario Internacional siguió a cargo de Gérard Kloppel hasta que en Julio de 2007, se produce en forma legal la Restauración de la Orden de los Ritos Unidos de Memphis y Misraim, quedando hecho el depósito y el registro de los estatutos ante la prefectura de Niza, y publicado en el Boletín Oficial el 12 de julio de 2007.
.
El día 21 del mismo mes, el muy respetable Gérard Kloppel nombra a Joseph Castelli como Restaurador de la Orden de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim, de conformidad con las Patentes Regulares de los Ritos de Mizraim, de Memphis y de Memphis & Misraim, según el Supremo Consejo de los Ritos Confederados heredados legítimamente del Muy Respetable Robert Ambelain.
.
El 11 de agosto de 2008, el ilustre Gérard Kloppel emite un decreto magistral nombrando al Hermano Joseph Castelli Gran Maestre mundial 99º y Presidente del Supremo Consejo de los Ritos Confederados.
El 5 de octubre de 2008 muere repentinamente Gérard Kloppel, dejando a su heredero instalado en la Gran Maestría mundial. Sin embargo la Gran Hierofanía no quedó en manos de la misma persona, sino que quedaron dos herederos legítimos para ocupar el puesto de Gran Hierofante mundial. Michel Gaudart de Soulages será quien asumirá la Gran Hierofanía ad vitam, quedando Joseph Castelli como Gran Hierofante adjunto.

Regularidad del Soberano Santuario de Argentina
Según el Decreto Magistral de Restauración de la Orden de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim, rubricado por Gérard Kloppel y Joseph Castelli el 29 de marzo de 2008 en nombre de la Presidencia del Supremo Consejo de los Ritos Confederados, únicamente la Orden de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim está autorizada para utilizar en forma Regular, los títulos distintivos de los Ritos de “Misraim”, “Memphis”, “Memphis-Misraim” y del “Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraim”.
.
Toda otra Organización que utilice alguno de estos títulos lo hace en forma espuria e irregular.
En Argentina los únicos cuerpos masónicos de Memphis-Misraim que cuentan con reconocimiento y linaje iniciático real, son la Gran Logia Femenina de Memphis-Misraim, cuya Gran Maestra es la Hermana Carmen Daester 96º; y el Soberano Santuario de Argentina de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim, a cargo del Gran Maestro Máximo E. Calderón 97º.
.
Trabaja también en Argentina el Muy Respetable Hermano Alejandro Daniel Silvani Costa 96º, Gran Maestro Sustituto del Soberano Santuario Latinoamericano de los Ritos Egipcios, cuya sede se encuentra en Chile.
El Soberano Santuario de Argentina de los Ritos Unidos de Memphis & Misraim, nace a la sombra de la Gran Logia Simbólica Argentina, Potencia masónica tradicional cuyos Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dependen del Supremo Consejo Hermético 33º con sede en los EE.UU. mexicanos.
.

jueves, 2 de junio de 2011

Iº Encuentro Internacional de Grandes Logias Mixtas - México 2011


Entre los dias 24 y 26 de junio de 2011, se llevará a cabo en México el Iº Encuentro Internacional de Grandes Logias Mixtas.
La Gran Dieta Hermética Mixta Internacional, será la anfitriona en esta oportunidad, y tomarán participación todas las Grandes Logias que conforman tan alto cuerpo masónico.

Estarán presentes la Real Gran Logia Hermética Mixta "Valle de Colima", la Real Gran Logia Hermética Mixta "Valle de Antequera", la Real Gran Logia Hermética Mixta "Valle del Potosí" y la Real Gran Logia Simbólica Argentina.
La sede de tan digno encuentro masónico y fraterno, será la ciudad de San Luis Potosí, Capital del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí, a 360 kilómetros al nor-noroeste de la Ciudad de México DF.
La ciudad de San Luis Potosí, nació como el "Pueblo de San Luis Mesquitique", y fue fundada el 3 de noviembre de 1592 en el lugar donde en 1583 Fray Diego de la Magdalena había congregado a los aborígenes guachichiles, los cuales llegaron al territorio potosino en el siglo XV.

El nombre de San Luis es en honor de San Luis IX Rey de Francia; posteriormente el Virrey don Francisco Fernández de la Cueva le llamó "San Luis de la Patria", debido a los grandes aportes económicos que el gobierno local hizo al ejército mexicano.

En 1863 la ciudad de San Luis Potosí fue declarada Capital del país por el presidente Benito Juárez.
El 12 de noviembre de 1853, el gobierno mexicano convocó a un concurso para escribir la letra de un Himno a la Patria; de muchas composiciones presentadas, ganó el primer lugar la escrita por el poeta potosino, Francisco González Bocanegra.
En 1910, Francisco I. Madero promulgó el Plan de San Luis, iniciándose con ello la Revolución mexicana.

Encuentro fraterno

La Gran Dieta Hermética Mixta Internacional, organizadora de este Encuentro Masónico y Fraterno, está conformada por Obediencias Masónicas adogmáticas y tradicionales, que dejan las creencias metafísicas a la libre elección de cada miembro, buscando el perfeccionamiento espiritual y moral de sus integrantes, dentro y fuera de sus lugares de reunión.
En esta oportunidad se trabajará en los tres grados de lo que se llama "Masonería simbólica" - grados de Aprendiz, Compañero y Maestro masón - cuyas ceremonias serán dirigidas por el Muy Respetable Gran Maestro Gregorio Palafox Palafox.

Por otra parte, el Soberano Gran Comendador Pedro Solares Contreras, será el responsable de presidir los trabajos de los llamados "Grados filosóficos" - que van del 18º al 33º - junto con la totalidad de los Soberanos Grandes Inspectores Generales del Supremo Consejo Hermético de México.
Colaborarán en esta oportunidad, los Grandes Comendadores Carlos Ontiveros Escobedo, del Consistorio "Antonio Gerard y Zubbia" de San Luis Potosí; Emilia Galván Juárez del Consistorio "Génesis" de Colima; Juan J. Cruz Mendoza del Consistorio "Aura Dorada" de Oaxaca; y Máximo E. Calderón del Consistorio "Adytum" con sede en la República Argentina.

Próximos pasos

El magno acontecimiento que significa este Iº Encuentro Internacional de Grandes Logias Herméticas Mixtas, dejará sentado un precedente en cuanto a organización y esmero de los hermanos masones encargados de la labor.
En la oportunidad se formalizará el lugar en donde se realizará en IIº Encuentro Internacional, que será en la ciudad de Córdoba (Argentina), con la organización de la Gran Logia Simbólica Argentina.
:

jueves, 7 de abril de 2011

La Masonería en Córdoba

Por Máximo E. Calderón

La Masonería en Córdoba, siempre tuvo, y tiene actualmente su epicentro en la ciudad capital, aunque en distintas épocas tuvo una importante actividad en ciudades como Villa María y Rio IV. Actualmente, en el interior provincial solo funcionan algunas logias y Triángulos.
Al igual que en el resto del mundo, la división entre cuerpos “regulares” e “irregulares” es una de las formas en que los mismos masones dividen a la Masonería cordobesa.
Desde la “regularidad” demarcada por la Gran Logia Unida de Inglaterra, el grupo más numeroso es el dependiente de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, con varios talleres que se reúnen en una vieja casona cercana al Mercado Norte.

La Gran Logia Simbólica Argentina - una Obediencia adogmática - tiene su sede principal funcionando en Barrio Patricios. Las logias de Memphis-Misraim Coordinación Internacional, tienen su templo en Barrio San Vicente, y existe también una logia del Rito Escocés con Patente de Uruguay, que tiene su sede en Barrio Observatorio.

Primeras logias en Córdoba

No se sabe con exactitud el momento en que comenzaron a llegar masones a Córdoba, pero la primera logia de que se tiene noticias fue fundada el 24 de mayo de 1814 por el General José de San Martín, quien poco tiempo después fundaría la Logia Lautaro de Mendoza.
Reunidos San Martín y Pueyrredón en la vieja casona que había pertenecido al poeta Luis de Tejeda, a orillas del arroyo Saldán se realizaron las primeras reuniones logiales.
La Logia Lautaro de Córdoba tuvo siempre la característica de ser operativa y política, por lo cual tuvo a través del tiempo desapariciones y resurgimientos, de acuerdo a las necesidades del país. Recordemos que las logias lautarinas, fueron todas desprendimientos de la Logia de los Caballeros Racionales, fundada en 1797 por Don Francisco de Miranda.
Según Ferrer Benimelli, lo siguiente que se sabe es que en 1878 se habría fundado la Logia Southern Cross 1740, conformada solamente por miembros ingleses y escoceses. Y la primera logia netamente cordobesa sería Piedad y Unión, fundada en 1902.
Sin embargo existen registros anteriores de la logia Piedad y Unión, lo que nos lleva a pensar que también Southern Cross podría haber tenido su origen antes de la fecha indicada por Benimelli.
Recordemos que desde 1863 se tienen documentadas logias alemanas en Argentina, y desde 1854 había empezado la expansión de las logias inglesas, que se instalarían en Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Tucumán.
Tenemos razones para suponer que los miembros de Southern Cross, ya habrían estado trabajando en Córdoba, desde principios de la década de 1860.
Por otro lado la logia que se llamaría Piedad y Unión, habría sido fundada en 1869, y ya en 1870 su Venerable Maestro, Benjamín Domínguez, presentó un proyecto nacido en la logia para abolir la esclavitud en Brasil.
Durante la gran epidemia de fiebre amarilla de 1871, la Masonería de Córdoba realizó importantes colectas para ayudar a las víctimas en Buenos Aires, y también realizó acciones para favorecer la inmigración en el centro del país.

La Industria y el Observatorio Astronómico


El 15 de octubre de 1871, se inauguró en Córdoba la primera Exposición Nacional de Industria y Productos Argentinos, que sería el puntapié inicial de un gran desarrollo industrial, a producirse en las décadas subsiguientes.
La Masonería de Córdoba se movió arduamente para darle forma a esta exposición, y un Presidente masón como fue Domingo F. Sarmiento, se encargó de pronunciar el discurso inaugural, destacando la lucha de la industria contra la barbarie, y valorando sobremanera a la industria del papel, que finalmente nunca se haría fuerte en la provincia mediterránea.

Solo unos días después, el Presidente de la Nación iba a inaugurar el Observatorio Astronómico de Córdoba, luego de haber iniciado dos años antes las tratativas con un eminente astrónomo norteamericano, llamado Benjamin Apthorp Gould (masón Grado 33º del Supremo Consejo, Jurisdicción norte de los EE.UU.)
El 24 de octubre de 1871, Sarmiento inauguró el Observatorio que hoy permanece en el barrio del mismo nombre, y Gould iba a ser su primer Director.
Este gran científico norteamericano, habría sido yerno del Presidente de los EEUU John Quincy Adams, casado con una hija de este, llamada Mary Quincy. Sin embargo otras versiones sostienen que la Sra. Gould, fué hija de Josiah Quincy, undécimo Alcalde de Boston.
En Córdoba existen quienes señalan a Benjamin Gould como fundador de la Logia inglesa Southern Cross, pero aunque no podemos negar su pertenencia a ese taller, Gould no era inglés sino norteamericano, y la logia inglesa ya existía a la época de su llegada al país.

En julio de 1876, sería Gould el encargado de ascender al Grado 32º a Augusto P. Conil y a Benjamín Domínguez, miembros fundadores de la Logia Piedad y Unión. En abril de año siguiente, deja Gould esa logia, y se une al pastor protestante J.H.C. Spilvury, y a su taller inglés Southern Cross.
Dos hechos trágicos marcarían la vida de Gould, y lo llevarían a decidir el regreso a su país natal. Dos de sus hijas se ahogaron en el río, a la altura del Molino Gavier, y al poco tiempo su joven ayudante Stevens, era muerto por un rayo.
Al dejar la Dirección del Observatorio, fué sucedido por John M. Thome, otro científico norteamericano, que había sido iniciado como masón en la logia Hermanos Unidos, de la ciudad de Villa María.
Cabe como anécdota decir que, a los pocos días de asumida la Dirección del Observatorio de Córdoba, Thome iba a contraer matrimonio con una de las primeras maestras norteamericanas traídas por Sarmiento. La señorita Frances Angeline Wall, por entonces Directora de la que hoy es Escuela Normal Superior "Alejandro Carbó".

El Ferrocarril Central Norte – dirigido por el masón Rafael Aranda – estaba creciendo en la región desde su inauguración en 1875, y junto con el telégrafo fueron los instrumentos que mas posibilitaron el crecimiento en la zona central del país. Los capitales ingleses habían copado la industria ferroviaria, y la mayoría de los empleados y obreros pertenecían a la Masonería.
En 1887 se crea el Ferrocarril Central Córdoba, que con el paso de los años sería el más importante del País, llegando a inaugurar en 1914 la gran Estación Terminal del Barrio de Retiro, en Buenos Aires.
El FCCC se convirtió en un férreo bastión de la Masonería, llegando a tener un vagón de carga adaptado como Templo, cuyas Tenidas masónicas solían realizarse con el tren en marcha.
En 1892 la Masonería ferroviaria se hizo fuerte en el sur de la Provincia, cuando varios dirigentes del Ferrocarril Andino, crearon la logia Estrella de Rio Cuarto, quedando Wenceslao Tejerina como primer Venerable Maestro.

Las ciencias y el Club Social

Bajo la progenitura de Avellaneda, Sarmiento y el Dr. Manuel Lucero, surgieron en Córdoba la Academia Nacional de Ciencias, y la Facultad de Ciencias exactas, físicas y naturales, creada el 14 de octubre de 1876. Tanto Sarmiento como Lucero eran masones.
El primer rector de Ciencias Exactas fue un masón alemán llamado Oscar Doering, quien luego dirigiría la Oficina Meteorológica de Córdoba, y también la primera expedición nacional a la Puna de Atacama.
En 1869 el Presidente Sarmiento había decidido con la Ley Nº 322, la creación de la Academia Nacional de Ciencias, que tomaría forma en Córdoba entre 1870 y 1873.
En el discurso inaugural de la Academia, comenzó diciendo Sarmiento: “Señores, veo en este Salón de Grados repleto, que no hay una sola mujer que nos acompañe, pero yo les auguro que dentro de un siglo, la Argentina en sus universidades va a tener más mujeres que hombres”.
Indudablemente no se equivocaba el sanjuanino, y algunas ramas de la Masonería actual, levantan también esas banderas para realizarlas dentro de la Fraternidad.

Por aquellos días la fuerza de la Masonería cordobesa era indiscutible, y casi todos los miembros de los nuevos organismos, militaban en la centenaria Fraternidad.
A finales de 1877, y bajo el rectorado de Manuel Lucero en la Universidad Nacional de Córdoba, se creó la Facultad de Ciencias Médicas, comenzando sus actividades al año siguiente con veinte inscriptos.
En el decanato de Ciencias Médicas pasó a desempeñarse el masón Luis Rossi, quien poco tiempo después crearía el Hospital Nacional de Clínicas.
Para los primeros relevamientos y elección del terreno, se encargó el trabajo al más grande masón constructor que vio la Argentina, el Ingeniero Carlos Casaffousth.
La primera elección de terreno – cerca de donde está actualmente el edificio de EPEC – fue descartada por ser zona inundable, y luego se eligió el lugar donde actualmente se encuentra el Hospital.
Recordemos que Don Carlos Casaffousth junto a otro eminente masón como fue Juan Bialet Massé, pocos años después construirían la obra hidráulica más grande de toda América, como fue el Dique San Roque, inaugurado en 1891.
Pero volviendo al terremoto cultural que significó la Masonería a finales del Siglo XIX y principios del XX, en 1887 se había inaugurado en pleno centro de Córdoba (Rivera Indarte 55), un edificio que sería el eje de la cultura, de la política, y hasta de la aristocracia de Córdoba.


También sería el aglutinante de toda la Masonería mediterránea, y del interior del País.
La Sociedad o Club El Panal – no olvidemos que el panal de abejas es un símbolo masónico por excelencia – fue fundada el 10 de enero de 1887 por Don Marcos N. Juárez, y según algunas crónicas de la época, aquel club social era “una enorme palanca que manejada por un nuevo Arquímedes, imprime movimiento a la vida política del país. Forja gobernadores, tumba situaciones provinciales, hace ministros, diputados nacionales, senadores del Congreso, y hasta incuba presidentes para la República”.
Funcionaba allí la rama más política de la Masonería, mientras que la rama filosófica se manejaba entre los miembros del ferrocarril. En el Club El Panal funcionó durante algún tiempo un importante Templo Masónico, cuyo salón aún puede recorrerse, ya que el edificio hoy forma parte del patrimonio público.
Por aquellos años, la actividad cultural en Córdoba fue pujante, actuando la Masonería como partícipe necesario de todos los nuevos logros.

Universidad, cultura y compromiso

Con la Secretaría General de la Universidad, ocupada por el masón José Díaz Rodríguez, fueron modernizados los planes y sistemas de estudio en Córdoba.
El Rectorado de la Universidad iba a pasar de masón a masón, por muchos años. Luego de Manuel Lucero - que fue tres veces Rector - vendría Nathanael Morcillo, Ramón T. Figueroa, José Antonio Ortiz y Herrera, y varios más.
Algo similar ocurriría con los distintos Decanatos de la Universidad, con la Dirección del Observatorio, y la Presidencia de la Academia Nacional de Ciencias.
Hombres de la Masonería llegarían a la opinión pública, a través de su labor periodística en medios de prensa como: “El Interior”, “El periódico”, “La Patria”, “El Progreso” y “La carcajada”.
Fue la época de Olímpíades Ferreyra, de Juan José Pitt, de Miguel Juárez Celman, y de Joaquín V. González, cuando la Masonería cordobesa decide aplicar su doctrina a la política partidaria, y a la intervención social directa.
Desde “El Panal” de Don Marcos Juárez, se terminaría programando el futuro inmediato de la Provincia de Córdoba por aquellos días.
Estábamos en los albores del Siglo XX, y la Masonería, que había influido profundamente en los cambios universitarios del Siglo XIX, iba a levantar en 1918 las banderas de lo que sería la Reforma Universitaria.
.

domingo, 6 de marzo de 2011

Tumbas masónicas - Cementerio San Salvador

Por Máximo E. Calderón

Pegado al ala izquierda del Cementerio San Jerónimo, en la ciudad de Córdoba (Argentina), se encuentra el cementerio de los disidentes, que lleva el nombre de San Salvador. Allí serían sepultados muchos armenios que habían huído del genocidio, y también muchos masones. Casi todos estos eran extranjeros, que habían nutrido las logias masónicas que en el Siglo XIX trabajaron en territorio cordobés.
Llama la atención que la mayoría de ellos eran empleados ferroviarios, entre los que se encontraban: polacos, ingleses, escoceses y alemanes, mas algunos franceses y norteamericanos. No debe ser casual que desde 1887 el gremio ferroviario en Argentina se llame "La Fraternidad".

Varias de las tumbas han sido derruídas por el paso del tiempo, inclusive la perteneciente a un miembro del Real Arco, que habiendo nacido en Inglaterra, vino a dejar sus huesos en la provincia mediterránea. Varios de aquellos primeros masones, están sepultados en tumbas comunes, pero algunos otros, tienen verdaderos monumentos a la Masonería, ricamente cargados de simbolismo e ingenio que perdura a través del tiempo. Veamos algunos casos...

Santiago Cunningham: nació el 14 de agosto de 1836 en la ferroviaria localidad de Boness (Escocia). Iba a morir en Córdoba el 12 de agosto de 1884.Tumba dedicada por los Obreros de los Talleres y Empleados del F.C.C.C. (Ferrocarril Central Córdoba).
El obelisco que reposa sobre el pedestal, está apoyado sobre cuatro esferas metálicas en los cuatro ángulos de la estructura (1). Ver detalle de escuadra y el compás, entrelazados con un engranaje industrial (2).
.
John Gaunde: las letras de molde de esta tumba ya no existen. Sin embargo aún puede leerse el nombre de quien reposa en ese lugar y la fecha de su deceso; 02 de febrero de 1893.
El monumento - inclinado por fallas en el terreno - tiene casi cuatro metros de altura, siendo el de mayor envergadura en el lugar (3).
En la cara frontal del obelisco, aún se conserva en relieve una joya de ex Venerable Maestro, con el desarrollo del teorema de Pitágoras (4).

James Perrie: es quizá la tumba que mas llama la atención, a pesar de que su estructura no supera el metro setenta (5). Su forma es de un obelisco, como los anteriores, pero se encuentra cubierto con un velo que solo deja ver el frente de la estructura.
A la distancia da la impresión de que es una tela lo que cubre la tumba, y no parte de la mampostería.
La Inscripción dice: "Los Obreros del Taller y empleados del FCCC - Hermanos de la Logia 1740 - Córdoba".

Charles Bowden: nació el 19 de julio de 1871 en Devonport, Inglaterra. Es probable que haya alcanzado el grado de Compañero cuando lo encontró la muerte, el 19 de diciembre de 1899.
Es una de las pocas tumbas que combinan la cruz con los símbolos masónicos (6).
En la parte superior de la estructura, aún se divisa (aunque muy tenue) la palabra Eureka (7), atribuída a Arquímedes en el momento de descubrir las leyes de desplazamiento de los líquidos.

Carlos Eckhardt: nació en Ahlen (el nombre está mal escrito), Alemania, el 07 de diciembre de 1836. Falleció el 30 de agosto de 1886 en Córdoba (8).
La tumba es una gruesa lápida coronada por una cruz cristiana, al pie de la cual se entrecruzan la escuadra y el compás.

Miguel Thompson: nació el 04 de junio de 1843 en Dinamarca. Una delgada lápida de mármol blanco, reza "Al benemérito amigo...". En la parte superior de la placa, se divisan en forma muy tenue una escuadra y un compás entrecruzados (9).
Murió a los 38 años, el 08 de agosto de 1881.

William K. Febrins: nació el 17 enero 1836 en Virginia (EEUU). Su tumba es un obelisco soportado por cuatro esferas angulares de concreto (10). Murió el 04 de septiembre de 1909.
La inscripción dice: "Died in Cordoba Arg. Rep.", colocando el adjetivo delante del sustantivo, como es de uso en el idioma inglés.

Obelisco de un N.N.: esta extraña y misteriosa tumba solitaria (11), no posee inscripciones ni restos de inscripciones o placas. Se encuentra un poco alejada de las otras tumbas masónicas.
Es probable que hubiera estado escrita alguna vez, y las letras fueron rellenadas en sucesivas pinturas y restauraciones.

Paul y Elka Bruhl: reposan aquí un padre y una hija, ambos de orígen aleman (12). La tumba se realizó en 1914, al momento de morir Elka. En 1929 su padre se le unió en el eterno reposo.
Bajo una cruz de San Andres, la tumba tiene una tapa de bronce, y ostenta una estrella flamígera del mismo material, que lanza rayos (13).

Carlos Most: lo austero de la inscripción contrasta con la magnificencia de esta tumba, ya que solo dice "Falleció en 1917". Es una tumba sencilla, coronada en la cabecera por dos columnas salomónicas de casi cuatro metros de alto (14).
Sobre las columnas reposa una canasta llena de frutos, parcialmente tapada, y una paloma a punto de comer de la canasta. Se destaca en el frente de la canasta, una cruz de San Andrés (15).

Otras tumbas


Richard Robins: una simple y austera columna abatida. Aún puede leerse: "In Memorian - Richard Robins - Died Febry 1 19..." (16).

Jhan Fuchz: la tumba representa un tronco o árbol talado en todas sus ramas (17). Nació en Suiza en 1843 y murió en Córdoba en 1889. El epitafio esta dedicado amorosamente por su esposa.

Tronco talado: apenas legibles algunas letras, el epitafio está escrito en aleman gótico (18).

Marta R. de Stoecklin: es solo una efigie femenina en relieve, con el nombre de la mujer que reposa en esa tumba (19). No hay mas datos en la estructura, y algo semejante a una rama marchita de acacia, adorna el mármol como símbolo principal.
La familia Stoecklin tuvo una fuerte influencia en la zona de La Calera, en donde un barrio lleva ese nombre.
.













































































:

jueves, 13 de enero de 2011

Masonería y superstición

Por Máximo E. Calderón

Cuando se dice que el masón debe ser un permanente luchador contra la superstición y la estupidez, no se está diciendo poca cosa. Sin embargo, ocurre con demasiada frecuencia que encontramos comportamientos supersticiosos entre masones, ya sea en el decurso de su vida profana, o en el fraternal encuentro con sus hermanos de logia.

Según Oswald Wirth y los estudiosos de la etimología, superstición derivaría de "superstes", algo así como lo que sobrevive a través del tiempo, lo que se mantiene y va pasando de generación en generación, sin saber bien de donde viene (y menos aún a donde va).
Según mi humilde entender, el mantenimiento de las supersticiones es un ejemplo paradigmático, similar a aquel experimento científico en donde varios monos estaban encerrados en una jaula, y si alguno de ellos intentaba trepar por la reja, todos los monos allí recibían una desagradable descarga eléctrica. Al poco tiempo, ninguno de ellos subía, más si incorporaban un mono nuevo a ese grupo, y se le ocurría trepar, todos los otros lo golpeaban.
Llegó un momento en que todos los simios fueron remplazados, y las descargas eléctricas hacía mucho tiempo que no se efectuaban. Sin embargo si entraba otro simio a la jaula e intentaba trepar, los demás lo castigaban duramente, sin saber siquiera cual era la razón.
Seguramente las cosas que hoy se constituyen en supersticiones, tuvieron alguna vez su razón de ser, pero es más fácil creer a ciegas, temer, persignarse, cruzar los dedos o tocarse alguna parte del cuerpo, que investigar las raíces de nuestros miedos.

La Masonería especulativa que plantó bandera en Inglaterra en 1717, habló de negarle la entrada a los “ateos estúpidos” y a los “libertinos irreligiosos”, pero nunca habló de los supersticiosos.
Quizá sea por eso que es muy común entre masones, escuchar bendiciones del tipo: “Que el Gran Arquitecto te proteja”, o frases como “El GADU sabe por qué lo hace”.
La superstición entre masones, es más frecuente en las corrientes esotéricas como Memphis y Misraim, y en algunos grados filosóficos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (especialmente en algunas Obediencias de Italia y del norte de EEUU). También en la Masonería turca.
En algunos otros puntos de América se toma al pie de la letra aquella parte del Ritual donde dice que el masón es un mago, y se dedican a estudiar algo de magia, lo cual como es de esperar, nunca lleva a resultados mensurables.
Solamente el Gran Oriente de Francia, es la única Potencia masónica que no deja resquicio alguno para la superstición entre sus filas. El GOdF es la primera confederación de logias ocupada en difundir el llamado Rito Moderno o Francés, buscando con ello salvar lo mejor que se pueda, las bases más genuinas de la “moderna” Francmasonería.
El REAA – que también se trabaja en el GOdF – es el más laico del mundo, sin perder el sentido de este rito que vio la luz en Francia, a pesar de llamarse escocés.
Tenemos que ya en la Edad Media, los monjes dominicos aseguraban que la geometría era cosa del demonio, y la Iglesia estaba muy preocupada cuando Galileo renegó de la teoría Ptolemaica, y dijo que la Tierra se movía alrededor del sol. No fuera a ser que las personas pensaran que si había otros planetas, estos podían estar habitados, y aún siendo hijos del mismo dios, alguien podía llegar a dudar de las enseñanzas de la Biblia.
Pero volviendo a las supersticiones puras, veamos aquí el origen de algunas.

Origen de las supersticiones mas comunes

No pasar debajo de una escalera: ya sea que se trate de una escalera tijera o una que se apoye en la pared, siempre ocurre que la escalera forma un triángulo, figura asociada a la Santísima Trinidad.
La enseñanza escolar en la Edad Media estaba casi exclusivamente a cargo del Clero, y se utilizaban las figuras de las escaleras para graficar el triángulo divino, por lo tanto los niños asociaban pasar bajo una escalera como una profanación, y se guardaban de hacerlo.

El gato negro: estos pequeños felinos caseros siempre han sido respetados y hasta odiados, por su independencia y poder de auto-determinación.
En la Europa de los aquelarres y la caza de brujas, las almas simples creían que las brujas se transformaban en gatos y salían a hacer sus fechorías. No necesariamente gatos negros.
Por eso cuando se cruzaba un gato en su camino, inmediatamente huían o volvían sobre sus pasos para no tener que enfrentarse con la tan temida bruja. O lo mataban.
Tan grande fue el temor a los gatos y su matanza, que en el Siglo XIV habían desaparecido los gatos en muchos países de Europa, lo que llevó a la expansión de la pandemia entonces conocida como “Peste negra” (transmitida por las ratas), que en 1348 diezmó casi la mitad de la población del continente.

No abrir un paraguas bajo techo: esta tradición no viene de Europa sino de China, en donde la sombrilla del Emperador, representaba simbólicamente a la bóveda celeste.
Más allá de que la sombrilla protegiera del sol o del agua, se consideraba un gran sacrilegio extender uno de estos artefactos debajo de un techo realizado por el hombre, ya que la comunicación entre el cielo y su representación en la Tierra, se vería interrumpida.
Como solo los Emperadores poseían sus sombrillas/paraguas, nadie de la plebe podía osar tocar siquiera este artefacto divino, y si lo hacía era condenado a muerte.

Romper un espejo: durante muchos siglos el arte de fabricar espejos se asemejaba a los secretos de construcción de los antiguos masones operativos.
Del espejo bruñido se pasó a los espejos de cristal, pero siempre configuraron un misterio para las personas que los contemplaban con espíritu reflexivo.
Es que moviéndonos frente a un espejo, observamos toda una copia exacta de la realidad, pero en sentido simétrico. Y si nos asomamos a él como si fuera una ventana, descubrimos imágenes laterales más profundas, que por momentos pueden sugerir que detrás de ese vidrio liso, existe toda una dimensión paralela con vida propia.
Por ello es que los espejos se utilizaron a veces en los rituales de mancias, y algunos ritos masónicos y rosacruces lo utilizan hoy en ceremonias íntimas o personales.
Pero el espejo, y más tarde la fotografía, dieron la idea de que el espíritu de la persona reflejada podía quedar atrapada en la imagen.
Si ese espejo o esa fotografía se rompía, solo desgracias podían ocurrirle a la persona que se reflejaba en ese momento, porque su imagen, y quizá su alma, se había desintegrado con los cristales que ahora solo reflejaban una imagen fragmentada y espantosa.
Lo de siete años de mala suerte, es un agregado posterior.

El número trece: en la tradición católica se suele afirmar que el trece es un número de mala suerte, porque sería esa la cantidad de personas reunidas en la última cena.
Sin embargo es muy poco probable que esta sea la verdadera razón, ya que si los discípulos de Jesús eran doce, sería entonces muy habitual que en la mesa compartida por ellos hubiera trece personas.
Pero en la numerología, el trece significa lo oculto, aquello que permanece escondido detrás de lo visible. Hacen falta exactamente doce esferas iguales, para rodear y esconder una decimotercera.
La cifra uno, con la cifra tres, siempre significaron la unidad y la trinidad. Es la máxima representación del uno, al lado de la trinidad. Por lo tanto representarlo gráficamente significaría, exteriorizar por mano humana algo que solo puede venir de la deidad.
Y las trinidades no solo existen en el cristianismo, sino que existieron entre los babilonios, los egipcios, los persas, los judíos, los hindúes, etc.
Sería sacrílego y por tanto digno del castigo divino, profanar a la deidad representando gráficamente el número trece. Por ello, lo que supuestamente traía mala suerte era escribir el número y no el número en sí.
Lo del martes trece es solo una asociación con el día del dios Marte, dios de la guerra y representante de la energía y el empuje arrollador.
Se lo consideraba infausto, simplemente porque su regente era la divinidad generadora de las guerras y todas sus consecuencias.

Encender más de dos cigarrillos con la misma llama: la superstición nació muy bien fundamentada durante la Primera Guerra Mundial.
Esta contienda se caracterizó por ser una guerra de trincheras, y si un soldado encendía un fósforo o un encendedor en la noche, la llama alertaba a los enemigos que prestos apuntaban sus fusiles hacia la llama. Si un segundo fumador encendía su cigarrillo sin que la llama se apagase, esto le daba tiempo al enemigo para apuntar, y dispararle certeramente a la cabeza del tercero que se acercara a encender su tabaco.
Seguramente más de un fumador dejó el vicio de improviso, luego de encender en tercer lugar su ansiado papel entabacado.

Derramar la sal: en algunas épocas de nuestra civilización, la sal llegó a ser un tesoro más preciado que el oro. De allí que incluso en los evangelios se hable de “la sal de la vida”, representando con ello cosas muy importantes para el ser humano social.
La palabra “salario” deriva del latín salarium, que era el pago que en algunos momentos se le otorgó a los soldados del Imperio Romano, luego de sus campañas. El pago con sal era tan valioso como el pago con metal noble. De allí que derramar la sal sea algo tan nefasto, ya que se estaría desperdiciando un elemento carísimo.
En algunas culturas se acostumbra aún, que cuando algún comensal solicita la sal durante una comida, quien le alcance el salero no debe entregarlo en mano sino apoyarlo sobre la mesa.
Esto sería simplemente una medida de precaución, ya que realizando esta maniobra, se evita el riesgo de que el salero se caiga cuando es pasado de mano en mano.
Lo de arrojar parte de la sal derramada sobre el propio hombro, es un aditamento posterior.
Sería una forma de regar con sal el camino por donde se ha caminado, cumpliendo en algunos casos la función de devolver sal a la tierra como agradecimiento, y otros, esterilizar la tierra que se ha pisado para que nadie más vuelva a sacar frutos de ella.

Tocar madera: este viejo y simple ritual protector, apareció y desapareció varias veces en la historia de la Humanidad. La madera es árbol, y el árbol siempre fue sinónimo de protección.
Los católicos creen que tiene relación con algunas reliquias de la cruz del calvario, pero la costumbre viene de mucho tiempo antes. Entre los judíos precristianos se veneraban reliquias que supuestamente serían parte de la vara de Aarón, inclusive también del árbol de la vida en el jardín del Edén.
Esta asociación de la madera con la protección, amén de la propia calidez y aspecto que posee, tiene que ver con la utilidad que siempre le dio el hombre a la madera. Para sus viviendas, sus muebles, sus techos, sus herramientas, sus juguetes, para encender su fuego y hasta para la caja de su descanso final.
La antigua visión protectora de la madera reapareció en esta Era con la Patrística, apareciendo por doquier pedazos de maderas raras, que supuestamente eran fragmentos de la cruz del calvario.
Entre el Siglo XVI y el XVIII nadie se acordaba de tocar madera, hasta que llegó la General Electric con su electricidad hogareña, y luego de varias electrocuciones con dispares consecuencias, la gente volvió a encontrar en la madera un elemento protector.
La madera es un elemento natural que aísla de la electricidad y sus peligros. Por ello se la utiliza para apartar a una víctima de electrocución del foco eléctrico, y la gente empezó a pensar que tocando madera, la electricidad no los afectaría.
En pocas décadas del Siglo XX ya se olvidó el tema de la electricidad, y se volvió a tocar madera para buscar seguridad o protección por parte de fuerzas o entidades superiores.


Brindar golpeando las copas: este ritual extraño, en donde hoy se deja escuchar el suave tañido de las copas de cristal, viene de la época en que los vasos eran un poco mas rústicos, generalmente de latón o de madera.
Nunca faltaba algún descuidado que en ocasión de una cena especial, dejara caer un poco de veneno en la copa de un amigo no deseado, que mezclado con el vino puro y a temperatura ambiente, no era notado por el resto de la mesa hasta que el descuidado catador caía envuelto en convulsiones y moría unos minutos después.
De allí la sana costumbre de entrechocar repetidamente los vasos de los bebedores, para que en los choques se entremezclen las bebidas de todos, y nadie se vea tentado a dejar en alguno de ellos una sustancia inoportuna, ya que todos beberían vino envenenado (incluso el envenenador).


Levantarse con el pie derecho: era costumbre que los caballeros y guerreros medievales durmieran vestidos, sin sacarse siquiera la espada de la cintura. Las grandes espadas utilizadas por personas diestras, se usaban del lado izquierdo del cuerpo para facilitar la rápida extracción de la vaina.
Si el caballero era atacado mientras dormía, bajándose de su cama por el lado derecho tenía oportunidad de desenvainar su espada aún sin haberse puesto de pié.
De intentar incorporarse por el lado izquierdo, podía enredarse y tardaría mucho tiempo en desenvainar, para lo cual debería estar totalmente de pie y acomodar la funda del arma.
Levantarse con el pie derecho podía significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Según recientes estudios de la ciencia, algunas supersticiones utilizadas como cábalas podrían incidir en una mayor autoconfianza y exigencia de las personas.Sin embargo un masón no debe apoyarse en elementos externos a sí mismo. Desde adentro debe expandir su fuerza, y buscar siempre la luz del conocimiento, para abatir a esos tres malos compañeros llamados ignorancia, codicia y estupidez.